Entrevista de Blunt Magazine con Corey Taylor y Jim Root [enero de 2015].

Imagen de archivo ─ Tess Donohoe.

Imagen de archivo ─ Tess Donohoe.

En noviembre de 2014, la revista australiana Blunt colocaba a Slipknot como portada de la misma. Hacia finales de enero de 2015, a semanas de la llegada de la banda al Soundwave Festival, hicieron pública una entrevista con Corey Taylor y Jim Root que se centró pura y exclusivamente en ‘.5: The Gray Chapter‘. Léela a continuación:

Queridos lectores, vuelvan atrás al número 107 de Blunt, en aquellos lejanos días de febrero de 2012. Slipknot estaba en la portada. Estaban por tocar en el Soundwave, haciendo sus primeros shows en Australia desde la trágica muerte del bajista fundador Paul ‘#2/Pig’ Gray en mayo de 2012 a causa de una sobredosis accidental de droga.

Las entrevistas eran con otros dos de los miembros fundadores, el percusionista Shawn ‘Clown’ Crahan y el baterista Joey ‘#1/Superball’ Jordison. Y, francamente, había dudas sobre si la banda sobreviviría o no.

Crahan todavía estaba en duelo por la pérdida de su amigo: “Escucho esta mierda todo el tiempo, sobre cómo Paul quería que siguiéramos: bueno, genial. Tal vez yo no quiera seguir sin él, ¿sabes?
Mientras que Jordison ya miraba hacia el futuro: “Todos saben que no había nadie más importante para la banda, nadie más sabio al escribir, y que nadie era mi mejor amigo más que Paul, pero suficiente con la basura, ¿está bien? Está empezando a ser enfermizo. Dejen descansar al hombre.

Dos años después las cosas cambiaron. El doctor de Gray ─el que le prescribió Xanax [tipo de droga] a pesar de supuestamente saber que Gray usaba narcóticos─ fue absuelto del cargo de homicidio involuntario luego de un largo proceso. La banda tiene un nuevo album: ‘.5: The Gray Chapter’. Y Jordison ya no está en la banda.

El grupo se rehúsa a discutir sobre lo ocurrido ─aunque los rumores posteriores dijeron que Jordison fue despedido a través de un telegrama cantado─ o a confirmar quién ocupa la nueva sección de ritmo (aunque los fans reconocieron los tatuajes del bajista en el video de ‘The Devil In I’ como los mismos del ex-bajista de Krokodil, Alessandro Venturella).

‘.5: The Gray Chapter’ es algo implacable: 14 canciones de agresión raramente moderada, cortadas por una cantidad castigante de doble pedal. Como tributo a Gray, es muy poderoso, y mientras algunas criticas lo llamaron el regreso a la era de ‘Iowa’, no es tan nostálgico, sino que busca seguir.

Finalmente hay noticias positivas de Slipknot”, ríe un Corey ‘#8’ Taylor que suena aliviado. “No es que era todo negativo, pero definitivamente había duda en el aire, pero mira y contempla, aquí estamos. Así que estoy extremadamente feliz.

Si captaste a Slipknot la última vez, entonces felicitaciones: eres parte de la razón por la que aún están aquí.

Todo empezó cuando comenzamos a hacer las giras. Honestamente, se veía qué queríamos”, dice Taylor. “Eso es a lo que todo se redujo.

Dicho eso, no era algo inevitable que no haya otro álbum alguna vez.

Paul era una parte tan grande de esta banda, no solo como uno de los mayores contribuyentes y uno de los ‘jefes’, sino que también era uno de los mayores amantes de la banda. Le encantaba la música de una forma que nunca antes vi; si era la música que él escribía o la de alguien más. Podía ver el potencial en todo y, sin eso, la mierda salió hacia afuera”, suspira Taylor.

Estaba esa pregunta de ‘¿Queremos seguir?’, y empezar con esos shows realmente ayudó a ponernos de nuevo en nuestro lugar. Los fans podían estar ahí con nosotros. Esa fue la primera etapa. Comenzamos a ver el futuro de manera mas fuerte: ‘Bueno, todavía nos gusta hacer eso. Así que, ¿qué sigue?‘”

Además de la ausencia de Gray y Jordison, la valiente parte de compartir ideas sobre las canciones surgió de un miembro que nunca había tenido un gran rol a la hora de escribir: el guitarrista, Jim Root.

En noviembre del pasado año me senté en el garage luego de tener una conversación con Clown y decidimos que era tiempo de que nosotros dos empecemos”, explica. “Era el tema del cual nadie quería hablar, que necesitábamos hacer otro álbum. Habíamos estado de gira por un tiempo, y había un poco de presión sobre nosotros. Y no sé de nadie que haya dado algún paso para hacer que eso suceda, así que me expuse a ser el iniciador de lo que terminamos haciendo.

Y, oye, sin presiones. Solo salva la banda escribiendo un nuevo álbum, es todo.

¡Exacto!”, ríe Root. “Oye, no es gran cosa: solo escribe un maldito disco, amigo. Puedes hacerlo, ¡anda!

En enero, un par de nosotros comenzó a ver lo que estaba en el horizonte, a lo que se sentía bien”, continúa Taylor. “Y resultó ser que todos habíamos escrito algo de música. Yo había escrito un poco, Clown había escrito un poco, Jim tenía una tonelada de material, y comenzamos a comparar notas. De repente la idea empezó a tomar forma. Fue ahí cuando se hizo el clic. Clown, Jim y la persona que ahora toca la batería comenzaron a hacer algunos demos, y yo empecé a escribir para esos. Podíamos oír la vida volviendo en él. Esa fue la germinación.

Taylor está extremadamente orgulloso del resultado. “Lo escucho todos los días, así de mucho me gusta. Es casi una mezcla perfecta de crudo y pulido, de la angustia y agresión original con la que empezamos y la madurez actual.

Root reconoce que no hay nada que se trate tanto de supervivencia como el disco. “Cuando estás en una banda que ha existido tanto como nosotros, tienes que desafiarte a ti mismo para no convertirnos redundantes como grupo. Y creo que hemos hecho un buen trabajo en eso. Tal vez en el último álbum ha habido momentos en los que caímos en nuestra zona de comfort, pero creo que mientras exista esta pregunta de qué es lo que estamos haciendo y por qué lo hacemos, siempre estaremos tratando de avanzar y desafiarnos para hacer algo que todavía no hemos hecho.

Cualquier banda con una gran trayectoria hace esta evolución”, explica Root, citando a Radiohead como ejemplo. “Escucha ‘OK Computer’ y ‘The Bends’, y luego escucha ‘In Rainbows’; podrían ser dos bandas diferentes.”

Dejo constancia de decir que es una mezcla de ‘Iowa’ y ‘Volume 3’: la oscuridad y agresión de ‘Iowa’, y la experimentación y vibra esotérica que tuvo ‘Volume 3’, pero es más que eso, lo hemos llevado más lejos. ¡Hay momentos que podrían estar en un álbum de Jon Spencer Blues Explosion!

Blunt: Jon Spencer Blues Explosion no confía tanto en bateráas de doble pedal, después de todo.
No, no tanto”, ríe. “Pero, definitivamente, es ese espíritu frenético de ‘¿Qué rayos fue eso?’. Ya sabes, esos momentos que debes rebobinar. Bueno, volver a escuchar, supongo. No creo que alguien siga rebobinando, pero ya sabes a lo que me refiero. Pones tu MP3 en ese momento y dices ‘Es jodidamente grandioso, quiero saber cómo lo hicieron’. Y hay montones de esos momentos en este álbum.

Blunt: Además sostiene que el álbum suena como… Bueno, como Slipknot.
No ha sido masterizado. Se siente como una banda grabando en un cuarto”, dice. “No somos una banda de metal comercial con los mismos 12 samples que un ingeniero engancha para cubrir el hecho de que esa banda no tiene talento.

Blunt: ¿Es un hecho que los dramas del grupo y la pérdida de Gray significan que la gente ha olvidado que Slipknot, primero y principalmente, es un grupo de chicos que hace música?
Eso creo, si. Bueno, no sé si lo olvidaron, pero tal vez dejaron que ese hecho se aleje de ellos. Y sabes, han pasado seis años [desde All Hope Is Gone, en 2008]. Es un largo tiempo entre álbumes. Y obviamente hay razones por las que eso sucedió, pero al mismo tiempo sólo porque nos hemos ausentado un rato no significa que no podemos crear un disco.

Somos todos un grupo de alfas” añade Root. “Volvimos para ser nueve en la banda, pero los siete con los que he estado los últimos quince años son todos muy tercos y de voluntad firme, pero eso es bueno. Esa es la dinámica que tenemos.

Las dudas surgieron porque estábamos tratando en nuevo territorio.”, aclara Taylor. “Paul se había ido, separamos caminos con Joey, ¿qué iba a suceder? Creo que todos nos enderezamos y llenamos los zapatos lo mejor que pudimos, y creo que salió magnifico. Había muchas sonrisas en el estudio, pongámoslo de esa forma.

Blunt: Ese no es exactamente un sentimiento que uno asocia inmediatamente con Slipknot.
Bueno, sí, pero era esa sonrisa maníaca diciendo ‘Mierda, la gente va a perder la cabeza cuando oigan esta parte’. Esa sonrisa endemoniada.

Blunt: El álbum hizo algo más, que los de la banda hablen entre ellos.
“En primer lugar, estar en el estudio fue montarse a una montaña rusa emocional”, explica Taylor. “Pero cuando la gente comenzó a escuchar lo que yo decía, esto increíble sucedió: comenzamos a hablar sobre lo que pasamos los últimos cuatro años. Realmente no habíamos hablado sobre eso.

Blunt: ¿En serio? ¿Ni siquiera cuando la banda estaba de gira, todos juntos?
Cuando estás en un tour de Slipknot, hay tanta energía repartida y suceden tantas cosas que tu solo agachas la cabeza y lo atraviesas, porque solo estás exhausto.

Blunt: Así que, ¿las giras no son al estilo Metallica con un terapeuta dando sesiones de grupo entre shows?

Oh,  no, no, no”, ríe. “No todavía, de todos modos, pero -al mismo tiempo- estábamos subiendo al escenario, salíamos, pero no hablábamos. Eran solo bromas.

Blunt: La ruptura, como era de esperar, fue con una canción.
Estábamos trabajando en ‘Goodbye’, una canción que yo había escrito, una pista, y los chicos estaban realmente escuchando la letra. Y es una canción que cuesta trabajo. Es sobre la banda, sentados en mi casa el día que Paul murió, literalmente dos horas después de que encontramos el cuerpo: así de fresca era la tristeza. Era tan gruesa, palpable.

Blunt: Hace una pausa, recordando el momento.
Estamos todos sentados en esta casa buscando un modo de hablar entre nosotros, pero estamos tan shockeados y destruidos que no pudimos decir nada. De eso trata la canción. Y cuando estábamos sentados en el cuarto de control, volviendo a escucharla, comenzamos a hablar sobre ese día. Comenzamos a tener esa conversación que no pudimos tener ese día.

Los miembros empezaron a discutir lo sucedido en los últimos cuatro años: “La culpa que todos compartimos, la ira que todos compartimos, todo lo que estaba siendo reflejado en las letras del álbum. El hecho de que extrañábamos tanto a Paul, que amábamos su espíritu, y que de un modo extraño se sentía que su espíritu estaba en el estudio con nosotros. Eso rompió el hielo, de una forma que no habíamos sentido en un largo tiempo. Y nos permitió disfrutarlo. Justo cuando pensabas que esta banda estaba por quebrarse, la empujamos juntos de un modo que nadie pudo prever.

Blunt: Y por ahora, esa es la última palabra. Slipknot volvió. Tienen un nuevo álbum. Están aquí para el Soundwave. Y prometen que los shows serán brutales.
Definitivamente hay algo que probar”, insiste Root. “Ese es el asunto sobre esta banda: tomamos todas las cosas con las que estamos confrontados, nos levantamos las mangas, limpiamos el polvo, ponemos hielo en nuestros black eyes y decimos ‘De acuerdo, ¿ahora qué tienes?‘”

Taylor asiente: “Hemos pasado a través del infierno. Hemos recibido un par de enormes disparos a través de nuestro caparazón, y aún estamos aquí. Así que veremos qué sucede.

Texto en Inglés: Blunt Magazine.
Traducción del staff: Florencia Zampone.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s