Revolver Magazine: Reseña de ‘.5: The Gray Chapter’ ─ 4.5 estrellas de 5.

reseña-es

Hace exactamente una semana atrás, la revista Revolver publicaba la reseña que se le realizó al nuevo álbum de Slipknot y la puedes leer a continuación. Calificación: 4.5 de 5.

“Hay algo casi irreal sobre escuchar el nuevo álbum de Slipknot por primera vez. No tanto la música misma (aunque algo de eso es de hecho bastante jodido), sino más bien el hecho de que aún existe en el primer lugar. Después de la muerte trágica y prematura de Paul Gray en 2010, la cuestión es si el ‘Knot haría otro disco sin su bajista y co-fundador, y la posibilidad de que ocurra algo con la salida del baterista, Joey Jordison, en diciembre pasado.

Y, sin embargo, seis años después del lanzamiento de ‘All Hope Is Gone’, el quinto álbum de estudio de Slipknot, por fin está aquí. E incluso sin la aportación creativa (y sección rítmica temible) de Gray y Jordison, todavía suena como un maldito récord de Slipknot. El sucio grueso desplazando el bajo gruñido de ‘The devil in I’, el belicoso thrash de ‘Skeptic’, el ataque implacable de ‘The Negative One’, un destello de tormento de un shred de los 80 en ‘Nomadic’ y la oscuridad que impregna toda la empresa como un pantano y espesa niebla, estos son solo algunos de los muchos elementos del ‘Knot clásico que están presentes en este intenso disco de 14 canciones.

La banda ha caracterizado ‘.5: The Gray Chapter’ como una mezcla entre ‘Iowa’ y ‘Vol. 3: (The Subliminal Verses)’, al menos en términos de la propuesta musical, y, en efecto, contiene tanto la agresión prima del primero y el alcance artístico de este último. Pero en vez de batirse en una crisis, impulsan a una zona de confort musical, Slipknot revela una disposición alentadora aquí para estirarse aún más. Abriendo con la pista ‘XIX’, por ejemplo, que es una obra maestra de la tensión que no resuelta consiste principalmente de muestras desconcertantes, un avión no tripulado viola inquietante, y Corey Taylor de voz angustiada (y en tono alto). Después de casi tres minutos de acumulación, Taylor muestra como una puerta de trampa acaba de abrirse debajo de él, hay ruidos de aserrado extraños, campanas y sonidos de animales que subraya el espacio en el que la voz de Taylor solía ser. ‘Killpop’ comienza con Taylor cantando sobre una ranura electrónica atmosférica, y termina con él gritando hasta las tripas… ‘Custer’ comienza con un monólogo de Taylor intencionalmente zalamero (“Listener aggression is adviseda” [La agresión del oyente se avisa], ronronea). Luego explota en uno de los cortes más duros del álbum. “Cut, cut, cut me up and fuck, fuck, fuck me up” implora Taylor, una y otra vez, antes de que los gritos de la pista den un alto.

A pesar de su ausencia corporal, Paul Gray está muy presente y representado en este álbum, y no sólo en su título. Musicalmente, el nuevo bajista y baterista de la banda, claramente (y muy hábilmente) siguen el mismo modelo rítmico y empuje que Gray forjó con Jordison, pero Gray es también bastante evidente que está en las letras, oblicuamente o de otra manera. Taylor no ha hecho ningún secreto que muchas de las canciones de aquí son sobre la muerte de Gray y la multitud de emociones que la banda siguió (y sigue) experimentando a raíz de su muerte, y la furia justiciera de ‘Skeptic’, ‘Lech’ y ‘Nomadic’ que parecen estar dirigida a él. Pero el calor sentido a regañadientes y de esperanza en el corazón de la balada ‘Goodbye’ podría haber también sido inspirado por la muerte de Gray, y por el efecto que tenía en última instancia de sus compañeros de banda. “Maybe we can all recognize a moment of sadness [Tal vez todos podemos reconocer un momento de tristeza,” canta Taylor . “Maybe we can finally agree on a sane point of view [Tal vez podamos finalmente ponernos de acuerdo sobre un punto de vista en su sano juicio].”

Es de gran crédito de Slipknot reconocer la memoria de Gray en ‘.5: The Gray Chapter’, pero también a su favor que no tratan de endulzar su pérdida, ira o dolor en cualquier parte del álbum. Para todas sus máscaras y uniformes, las emociones en el corazón de la música de Slipknot siempre han sido reales y crudas, y como ellos, y el público que ha crecido con ellos, han, sin duda, descubierto la angustia juvenil que disparó sus primeros discos que no tiene nada en la dura realidad de la vida adulta. A partir de ese profundo pozo de dolor, ha surgido otro gran disco de Slipknot”.

Reseña traducida por Ezequiel Schoijett de nuestro staff. En caso de tomar este texto, CITARNOS COMO FUENTE.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s